Seguidores

Translate

martes, octubre 13, 2015

SIN RUMBO

Suena mi móvil y oigo su voz como encerrada en un armario preguntándome dónde estoy, contesto que Norte, veintisiete grados, ocho minutos, diez segundos con veintiún centésimas, Oeste; le veo sonreír por el agujerito de voz del teléfono mientras leo en sus labios húmedos cómo me pregunta que si voy a tardar mucho; si yo fuera un pájaro me dolerían las alas cada vez que me pregunta eso. La camarera rubia barre, de la orilla de la barra, servilletas grasientas, palillos, colillas, trozos de cristal y otras inmundicias con un cepillo asqueroso. Aprovecho su proximidad para olisquearla un poco… Podría ser como un perro, bueno, en mi caso como una perra, para olfatear rastros sin dificultad y perseguirlos, si me viniese en gana, hasta el mismísimo infierno.

Fotografía: Guada_Gijon 
Relato: Cristina Flantains

2 comentarios:

Vichoff dijo...

Me encanta, Cris.
Es muy tú.
Besos.

Cristina .Flantains dijo...

mi querida Vichof. Me encanta que leas estos textitos y más aún que te gusten. Un besote

Cris