Seguidores

Translate

domingo, mayo 31, 2015

EL VIAJE INTERMINABLE


A M.G, con todo el cariño que puede caber en un instante. 
Ser cómplice de ese momento de  transito eterno es una cuestión de calidad,  señora  Marquesa. 
El instante nos merece sobre todas las cosas. 
Ojalá sea eterno y nos encontremos en un sin fin de jardines y a pleno sol.

El viaje interminable

 Un momento de tránsito eterno, eso es un viaje interminable. Una forma de vivir, de ver proyectarse, sobre la realidad inocua, el ímpetu del viajero que arrastra tras de sí su inoportuno instante. Cuando conocí a M.G. estaba en su cuarto haciendo las maletas: por la ventana entraba la luz blanquecina de la mañana y abajo, en el jardín, las sombras de los rosales se proyectaban alargadas y frescas por el césped rociado, indicando, con claridad meridiana, hacia el oeste.