Seguidores

Translate

martes, noviembre 24, 2015

AMOR A PRIMERA BESTIA



 Bonita, así de sencillo. Además, los ojos atemorizados la ungen con un encanto inusual: el sur y el este son su secreto, tan lejos, tan pequeña, tan hembra.

“Ven”

 La llamo y su aullido me destroza los tímpanos, pero se acerca con paso sinuoso bajo la consigna rallada de las doce campanadas.  Era  pura necesidad.

Me pesan sus manos asustadas. Y la bestia inmunda que se refocila entre sus piernas.

Fotografía: Guada_Gijon 
Relato: Cristina Flantains

martes, noviembre 17, 2015

LA HUIDA


Llegó a la gran avenida con un poco de ventaja. La Sibila le dijo que no tendría problemas para encontrar la puerta y le dio una llave: la tiza. Empezó a empujar el asfalto caliente con sus piececillos de muñeca de porcelana. Alerta, agotada como un animal salvaje,  y al fin lo vio; el esquinazo, imponente, incrustado en la moderna ciudad, la esperaba.  Sintió sobre su nuca el aliento de su perseguidor. El cielo azul y lejano. Deseó llegar con todas  sus fuerzas. Empuñó la llave y de un trazo contundente pintó la puerta.  Oyó como alguien ladraba su nombre. – Son, no te dejaré marchar-  Aterrada, embistió aquella esquina con una puerta dibujada. Lo último que vio, a contra luz, fue  las húmedas fauces de su adversario.

Fotografía: Guada_Gijon 
Relato: Cristina Flantains

lunes, noviembre 09, 2015

Y LOS SUEÑOS...



Veamos, dijo Marieta, tumbada boca arriba: ¡Una!, pasa y quédate ahí; ¡dos!, noooooo, tú eres la cinco,  dos salió del rebaño royendo una brizna de hierba ; ¡tres! , estaba entre las primeras, con cara  cansada pero feliz, “qué nos traes aquí tres… preciosa corderilla, ya la pondremos número: tres que sois dos. ¡Cuatro!

El rebaño  amarrado a un errático murmullo bovino, observa a Marieta.

Dan las cinco en el reloj de la iglesia.

Cuatro no aparece…  ¿cuatro o catorce? Veinticuatro. Beeeeeee. Uf, esta no me suena de nada. ¿ eres tú? Beeeeeeeeee. Pasa anda.

Dan las siete en el reloj de la iglesia.

Lunática ya no juega con los hilos retorcidos de las cortinas que Mimi va sacando con sus uñas cuando trepaba por ellas. Marieta se despereza, el gesto preocupado… la veinticuatro vuelve a faltar.




Fotografía: Guada_Gijon 
Relato: Cristina Flantains

lunes, octubre 19, 2015

POR NORMA

Llega a casa cansada, es un cansancio sustancial casi, ya, una seña de identidad, por eso no importa. Saca una cerveza del frigorífico y se sienta a ver el atardecer en el pequeño jardín de la parte trasera. A su espalda él, desde el saloncito, ha observado, a hurtadillas, su llegada,  lee un libro pegado al gran ventanal… quizá siempre el mismo. Qué importa el azul crepuscular,  el verde infinito de la pradera o el almendro y su alargada sombra, incluso su fingida indiferencia. Qué importan los tobillos inflamados o la piel pegajosa del sudor y la ira del día. Vuelve la brisa al declinar de la tarde, pasa de largo sin rozarlos.


Fotografía: Guada_Gijon 
Relato: Cristina Flantains

martes, octubre 13, 2015

SIN RUMBO

Suena mi móvil y oigo su voz como encerrada en un armario preguntándome dónde estoy, contesto que Norte, veintisiete grados, ocho minutos, diez segundos con veintiún centésimas, Oeste; le veo sonreír por el agujerito de voz del teléfono mientras leo en sus labios húmedos cómo me pregunta que si voy a tardar mucho; si yo fuera un pájaro me dolerían las alas cada vez que me pregunta eso. La camarera rubia barre, de la orilla de la barra, servilletas grasientas, palillos, colillas, trozos de cristal y otras inmundicias con un cepillo asqueroso. Aprovecho su proximidad para olisquearla un poco… Podría ser como un perro, bueno, en mi caso como una perra, para olfatear rastros sin dificultad y perseguirlos, si me viniese en gana, hasta el mismísimo infierno.

Fotografía: Guada_Gijon 
Relato: Cristina Flantains

martes, septiembre 15, 2015

EL MIEDO DE ANA

   Con la espalda apoyada en la fachada del bar "Buenos Aires" la vio bajar del autobús; desde hacía unos minutos esperaba allí pacientemente jugueteando con las llaves de su Skoda rojo; en la boca el sabor ácido del último vino que acababa de apurar. Entre una niebla sutil el frío invernal arreciaba, gotas de sudor frío empañaban sus sienes y se precipitaban por las incipientes arrugas de su frente. En su rostro, de casi un adolescente, las primeras muecas de hastío estrenaban lo que pronto dejaría de ser una apresurada juventud, como un espejo reflejaban al destino cebándose diabólicamente. Tomó un pitillo que reservaba detrás de la oreja y después de sacar una cerilla del bolso de la cazadora negra la prendió,  con macarrónica precisión, contra la suela de su puntiagudo botín, acercándosela con cautela al rostro aspiró  una bocanada dejando que el humo le envolviera la cara. La tarde se diluía en el elemento de su propia naturaleza.

sábado, agosto 22, 2015

NADA


“¡Baja!” gritaba desde la calle una y otra vez “¡Bajas o no bajas! ¡Pero qué coño haces desgraciada!” “Bajo ya pero cállate por Dios” murmuré desde algún  lugar recóndito de mi exigua conciencia sin esforzarme por hacerla oír, sin ni siquiera  mover los labios. No era pereza lo que me impedía abrir los ojos y salir de la cama sino una resaca salvaje, así que haciendo acopio de fuerzas y sin apenas mover los párpados me senté y después muy lentamente, fui hasta la ventana para hacer una señal y que se callara de una vez por todas. “Vístete guarra, y baja de una puta vez”. La vi de refilón, bajo el sol estrepitoso del día mas luminosos del verano, allí estaba en jarras, con las piernas abiertas y la cara gorda y colorada vuelta hacia arriba, con la expresión desagradable de vieja puta.. Era medio día y hacía calor.

martes, junio 23, 2015

LA TEMPESTAD

Mira por la ventana, está lloviendo a cantaros, son más de las diez de la noche y está sola en la oficina. Mañana tiene que presentar valorada su cuenta de clientes y alguien deberá decidir que no es de baja productividad para que pueda seguir haciendo horas como una esclava por ese miserable sueldo que recibe al mes.

domingo, mayo 31, 2015

EL VIAJE INTERMINABLE


A M.G, con todo el cariño que puede caber en un instante. 
Ser cómplice de ese momento de  transito eterno es una cuestión de calidad,  señora  Marquesa. 
El instante nos merece sobre todas las cosas. 
Ojalá sea eterno y nos encontremos en un sin fin de jardines y a pleno sol.

El viaje interminable

 Un momento de tránsito eterno, eso es un viaje interminable. Una forma de vivir, de ver proyectarse, sobre la realidad inocua, el ímpetu del viajero que arrastra tras de sí su inoportuno instante. Cuando conocí a M.G. estaba en su cuarto haciendo las maletas: por la ventana entraba la luz blanquecina de la mañana y abajo, en el jardín, las sombras de los rosales se proyectaban alargadas y frescas por el césped rociado, indicando, con claridad meridiana, hacia el oeste.

lunes, mayo 04, 2015

TRES DÍAS DEL ÍNTIMO DIARIO

21 de octubre del 2000 
Cuando he bajado del tren esta tarde, solo con poner los pies en el anden y recorrer con la mirada la pequeña estación, los temores han desaparecido detrás de esa cortina pacífica que son mis recuerdos y que especialmente hoy, desde primera hora del día, se habían agolpado dentro de mi corazón, perdidos, como si fueran personajes de Dickens: tristes, tristes y pobres, pobres.

viernes, marzo 06, 2015

EL AMOR, ESE EXTRAÑO ANIMAL

Le cedo, si le parece bien, el sitio al lado de la ventanilla

Cuando ella se subió al  tren yo ya había ocupado mi sitio al lado de la ventanilla:         -¡oh, diostodopoderoso!-, verla por primera vez fue como una alucinación, como un ¡al fin! Si no hubiese sido porque soy un cobarde, en aquel mismo instante me hubiese lanzado a sus brazos  y la hubiese preguntado entre besos y más besos "por qué había tardado tanto", sintiéndome, seguramente, como en casa. ¿Qué puede hacer un hombre como yo cuando tienen la certeza de que la mujer de su vida está delante suyo? aunque no la conozca de nada, certeza que me asaltó al instante mismo de verla enfrentarse al largo pasillo enmoquetado buscando su asiento e hizo que se me contrajeran todas las vísceras del cuerpo en una suerte de descolocamiento que me produjo un profundo malestar físico, casi una nausea. Con impaciencia crucé los dedos y rogué  para que ocupase un asiento delante del mío, en algún lugar que me permitiera observarla con detenimiento mientras meditaba como proceder, que se sentara a mi lado fue un golpe de suerte inesperado.

viernes, febrero 20, 2015

Y DE POSTRE, JUSTICIA

Y de postre, justicia
Necesitaba olvidar aquel momento, seguir viviendo, tomar las cosas como me venían y asumirlas con sencillez y disciplina.

viernes, febrero 06, 2015

SALVANOS DEL TRISTE OLVIDO.

como las brisas que alimentan las hogueras de los patios de armas en las tardes frescas de septiembre

- “Cuando rompáis más lanzas que Don Álvaro en Madrid”
 Eso le contestó en un susurro casi inaudible  y retirando la mano, que él no terminaba de apartar de los labios, se dio la vuelta acompañada  de un rumor de sedas y de un ligero rubor en las mejillas. Sabe que Suero está en prisión de amor desde hace meses, no es que lo sepa ella, Leonor de Tovar, ¡es que lo sabe toda Europa! pero nunca hubiese imaginado que fuera ella la carcelera y parece que los versos que Suero cincela con sus labios sobre la mano de la dama, no dejan duda:

“Que tan fermosa la vi
Que m´oviera de tornar
Loco el día que partí.”

viernes, enero 30, 2015

EL CUERVO

“Nunca más” contesta ella mientras apura el vacío


Juan Pérez Porrón la ve desde la ventana. Es, desde aquí, una sombra que se desliza en el mediodía de un día de apremiante luz, es una sombra inútil en un paisaje futurista, sobre una estructura arquitectónica de reinventado fin. Da cuenta mientras la observa, envuelto en un cómodo batín, de unos jugosos taquitos de jamón que ayuda a pasar con un ribera joven, fresco y de impecable transparencia. El semblante es serio y la actitud tranquila, mastica pausadamente y pondera, por las pistas, en este punto mismo del devenir, cuantas posibilidades hay de estar ante el espectáculo, el gran espectáculo. Echa a volar la imaginación  y  en virtud  de algunos detalles  hilvana una historia que a modo de pupa va envuelta en los hilos de su certera fantasía, son cosas de la experiencia.

jueves, enero 22, 2015

CANCIÓN DE CUNA PARA TSVETAN

El sol se dibujaba hermoso sobre la línea de la colina 


Conocí a un hombre que había matado a un hombre. Al atardecer, cuando había terminado su trabajo, se sentaba en el pasillo de alimentación de las cuadras de los caballos, sobre una de las alpacas que estaban apiladas a un extremo, y se quedaba viendo cómo se ponía el sol detrás de la colina.

jueves, enero 15, 2015

EL MALDITO MALETIN


     -No se puede ir así por la vida, con esos pelos despeinados todo el día, pensando que porque te has      puesto los vaqueros menos viejos que tienes ya vas bien vestida, con esos zapatos de punteras              peladas y esa chaqueta de lana llena de bolitas. Te presentas aquí para que te dé el visto bueno            pero… ¿tú crees que esa es manera de enfrentarse a una entrevista de trabajo?  Vas a presentar un        proyecto delante de siete personajes y te traes el ordenador y las copias  del proyecto ¡en una bolsa      de reciclaje de las que dan en el supermercado!¡pero en qué mundo vives! Necesitas que te                  compren sí o sí, estas en una situación extrema, tus hijos, por dios, Clara, ¡piensa en tus hijos!              ¿qué va a ser de vosotros cuando se te termine el subsidio de desempleo?-